Carro votivo de Mérida. Arte íbero

Versión escultórica de la figura “Carro de Mérida”, magnifica pieza fechada en el siglo VI a. c., íbero,dicha escultura se encontró en la casa de Meleagro en Mérida en una tumba, de ahí su caracter votivo,en 1930 fue cedida al estado francés por R. Foret, arqueólogo. Actualmente el original se conserva en el Museo de Saint Germain en Laye de París Escena de caza que consta de un carro de cuatro ruedas, sobre el que hay una placa que sujeta a un jinete con casco y lanza montando un caballo y persiguiendo un jabalí con ayuda de dos perros, uno de ellos perdido. En el lado posterior del carro hay suspendidos cinco cencerros (en el original solo se conservan dos) otro cencerro cuelga del lado inferior del caballo.Grupo ecuestre y cinético. El jinete es un hombre joven, vigoroso e imberbe, de cráneo branquicéfalo, nariz puntiaguda, mentón huidizo. Lleva casco, dejando solo descubiertas las patillas y las orejas. La postura del jinete y la actitud del caballo, producen sensación de carrera. El jinete se encuentra inclinado sobre el cuello del animal, levantado de la silla, con las piernas recogidas, el brazo derecho echado hacia atrás, para asestar un golpe a la fiera, y el izquierdo a la altura de las orejas del caballo, que las tiene echadas hacia adelante y se encuentra como el perro y el jabalí, estirado en actitud propia de carrera.Los perros, que van a los lados del caballo llevan collar y la boca abierta y el jabalí va delante de los perros con la lengua fuera. El grupo tiene una gran viveza y movimiento. El material empleado en la escultura es bronce y la técnica escultórica modelado y fundición a la cera perdida. 

Características
Peso: 3.1 kg
Dimensiones: 20 cm × 25.5 cm × 19 cm