AMULETOS

En la antigua Roma los amuletos eran utilizados para invocar la protección divina o remedio para la envidia o el mal de ojo, protectores de todo mal.



Amuleto Fálico

Modelo I
50,00 €
bronce pulido
3 x 1,3 x 1,2 cm.

Pertenece al grupo de amuletos que únicamente representan los atributos sexuales masculinos. Idea de fertilidad. En este amuleto lleva una anilla para colgar.


Amuleto Fálico

Modelo II
50,00 €
bronce pulido
5 × 5 × 0.5 cm
29 g

El plumaje en forma de espiga, se recoge entorno a un nervio central inciso. En la parte superior el amuleto presenta una argolla en suspensión y en la inferior los órganos genitales masculinos. El aspecto más interesante de la pieza lo constituyen las dos grandes oquedades circulares que presiden su zona media. Dos enormes ojos se abren con una única finalidad, preservar contra el “mal de ojo”. La conjunción del falo con los ojos hace un afianzamiento si cabe más efectivo contra la representación del mal mismo y por ello doblemente poderoso. Amuleto emeritense, es probable que fuera la encubierta representación de la lechuza, pájaro y de ahí las alas, en el que sus grandes ojos son una de las notas que le caracterizan. Esta pieza une a la magia del falo, el ojo y la forma de animal, siendo, por tanto triple.

Amuleto Fálico

Modelo III
50,00 €
bronce pulido
3 × 3 × 0.5 cm
27 g

Amuleto Fálico

Modelo III
50,00 €
bronce patinado
3 × 3 × 0.5 cm
27 g

Amuletos protectores de todo mal. Compuesto por un falo y en el extremo opuesto, el símbolo de la “higa” (consistía en cerrar la mano derecha aprisionando el pulgar entre los dedos índice y medio, se intentaba simbolizar los órganos sexuales masculinos y femeninos).   

Amuleto Fálico

Modelo IV
50,00 €
bronce pulido
6 × 3,5 × 1 cm
38 g

Amuleto Fálico

Modelo V
50,00 €
bronce pulido
5 x 2,2 x 1 cm.

Amuleto Fálico

Modelo VI
50,00 €
bronce pulido
5,5 x 4,5 x 1 cm.

Amuleto Fálico

Modelo VII
50,00 €
bronce pulido
3 x 2,3 x 1 cm.

Sátiro

65,00 € 
bronce pulido
6 × 3,5 × 1 cm
118 g

Sátiro


65,00 €
bronce patinado
6 × 3,5 × 1 cm
118 g

Versión en bronce de un “Sátiro. Muchacho danzando”. El original es del s. I d.c. y fue hallado en el s. XIX. Norte de la isla de Mallorca. Figura jocosa humorístico y caricaturesco. Parece ser que la forma que tomaba la protección del Fascinum era provocar la risa por lo grotesco de algunas de sus representaciones. Por eso se solían esculpir figuras cómicas, con unos atributos totalmente desproporcionados, que al provocar esa risa hacían que la atención del que provocaba el mal de ojo se dispersase y perdiese su fuerza. En la mitología romana, los sátiros equivales a los faunos, séquito de fauno. En algunas leyendas romanas se identificaban a fauno con un primitivo rey lacio, que enseño a su pueblo como cultivar y criar ganado. También se creía que fue el quien introdujo el sistema religioso del país y después de su muerte fue venerado como un dios.